Recomendaciones
  •  

    » Colocaciones

    -No comenzar la ejecución de embaldosados o revestimiento sin tener terminados los trabajos de albañilería, para evitar roturas, remiendos o manchas.

    -La superficie o soporte debe estar limpia y libre de material suelto. Se humedecerá convenientemente antes de colocar el mortero para solado.

    -Usar el tipo de mortero adecuado a cada caso (pisos o revestimientos).

    -Es necesario respetar espesores mínimos, en ningún caso deberán ser inferior a los 15 mm en morteros vinculados a cerámicos y azulejos, o 25 mm para mosaicos o lajas.

    -Las juntas entre piezas no serán menores de 1 mm, debiendo estar convenientemente rellenas con pastina o con el material que corresponda. Por las juntas comienza el deterioro.

    -Las principales funciones de estos morteros son las de soportar el tránsito al que va a estar sometido, por lo tanto, se debe evitar el mismo, sobre las piezas recientemente colocadas.

    -Es aconsejable pintar con una "lechada" preparada con cemento la baña de los mosaicos y piedras antes de su colocación.

    -Los cerámicos o azulejos que se coloquen con morteros a partir de cemento y cal, deben mojarse previamente. En el caso de colocar cerámicos sobre una carpeta de nivelación fresca, es conveniente espolvorear con cemento la misma antes de colocar la pieza.

    -Para el lustrado de mosaicos elaborados con material reconstituido (granito), con el auxilio de medios mecánicos y mediante el uso de abrasivos de finura creciente, es necesario dejar pasar 15 días aproximadamente.

    -Los pisos cerámicos soportados sobre contrapiso ejecutado en terreno natural se deben impermeabilizar.

  •  

    » Mampostería

    -Los mampuestos utilizados en paredes deben tener un contenido de humedad adecuado. Deben humedecerse en la mayoría de los casos, evitando una succión excesiva de los ladrillos que provoque una pérdida prematura del agua del mortero, dando lugar a que el cemento no reaccione en su totalidad, produciendo el fenómeno de afogaramiento, conocido como "mortero quemado".

    -La altura de la mampostería construida en un día no debe ser excesiva, dependiendo de su espesor, el peso de los mampuestos, el tipo de mortero y espesor de juntas.

    -Una vez colocadas las piezas a restregón no podrán moverse. Si fuera necesario hacer una corrección para modificar su posición, se deberá eliminar el mortero de asiento.

    -Una vez colocado el ladrillo, el mortero debe rellenar totalmente las juntas, y si es necesario se deberá añadir mezcla donde haga falta, apretando la misma con la cuchara de albañil. La impermeabilidad del mortero es especialmente importante en cerramientos exteriores.

    -Las paredes recientemente construidas se mantendrán húmedas, sobre todo cuando las temperaturas sean altas y la humedad relativa del aire sea baja y/o los vientos sean demasiado fuertes.

    -Las mamposterías recién construidas se deberán proteger contra el viento y se evitarán los daños originados por las actividades de su puesta en obra.

    -En caso de lluvias se deberán interrumpir los trabajos, cuando estos se realicen a la intemperie. Las paredes recientemente construidas se deberán proteger, para evitar la erosión de las juntas y la excesiva absorción del agua de lluvia por parte de los mampuestos.

    -En tiempos de heladas, también se interrumpirán los trabajos, debiendo proteger las obras de mampostería. Al reanudar las tareas se comprobará la parte construida correspondiente al día anterior.

    -Es necesario respetar las dosificaciones aconsejadas por el fabricante y su correcta puesta en obra. Desde el momento en que el mortero se ha aplicado, hay una serie de factores que tienden a destruirlo; penetración de agua de lluvia, agentes corrosivos, eflorescencias, contracciones, choques térmicos, altas o bajas temperaturas, etc. El cuidado de todos estos factores contribuyen a su durabilidad.

  •  

    » Revoques

    -La superficie de las paredes que van a protegerse con revoques deben estar limpias y con cierta rugosidad. En el caso de ladrillos cerámicos u hormigón se deben salpicar con concreto o usar otros medios que garanticen la unión. La adherencia entre la base y el mortero es fundamental. Los revoques deben soportar el propio peso del mortero y además las tensiones motivadas por dilataciones, contracciones, etc.

    -Antes de revocar se debe humedecer el soporte para evitar la pérdida prematura de agua con la consiguiente aparición del fenómeno de afogaramiento, conocido como "mortero quemado".

    -Cuando los espesores superan los 20 mm, el revoque debe hacerse en varias capas, debiendo tener el mortero en la primera capa mayor contenido de cemento. Su terminación o segunda capa se realizará cuando haya fraguado el mortero de la primera capa.

    -Durante las primeras 24 horas de realizado el revoque, la superficie se mantendrá húmeda. Si la temperatura es muy elevada y/o el viento es muy fuerte es aconsejable protegerlo.

    -Deben respetarse las dosificaciones propuestas por el fabricante. La resistencia en los morteros para revoque no es tan importante, ya que generalmente no actúan grandes cargas sobre él.

    -Es necesario evitar las fisuras, estas son vías de penetración de agua y otros agentes provenientes del exterior. Los revoques tienen una función protectora y, por este motivo, su resistencia al paso del agua es una de las propiedades más importantes.

    -En caso de lluvias se deberán interrumpir los trabajos, cuando estos se realicen a la intemperie. Los revoques recientemente realizados se deberán proteger, para evitar la erosión del mortero o su "lavado".

    -En tiempos de heladas, también se deben interrumpir los trabajos, debiendo proteger los revoques recientemente realizados. Cuando se reanuden los trabajos se comprobará el estado de los realizados el día anterior.